IRTI y FAGOR AUTOMATION – invertir en tecnología es siempre una exitosa elección

La empresa IRTI (Brescia, Italia) debe su éxito a su apuesta por la elaboración de maquinaria avanzada, lo cual le permite operar en nichos de mercado de alta competitividad. Para ello, ha sido clave el uso de control numérico Fagor, que simplifica y optimiza el mecanizado de piezas de alta complejidad.

Lo complejo de forma sencilla

Fundada en 1989 por Alfonso Facchini como taller de reparaciones mecánicas para la máquina herramienta, prensas y otros equipos, la empresa italiana IRTI, se ha ganado inmediatamente la confianza de sus clientes al convertirse en un válido y fiable punto de referencia. Con los años, las necesidades del mercado se han enfocado cada vez más hacia la calidad de las piezas y la reducción en los plazos de entrega.

Todo ello, ha empujado progresivamente a la compañía a renovar sus recursos productivos y cambiar el enfoque hacia el mecanizado de piezas mecánicas de gran tamaño y morfología compleja.

IRTI tiene una amplia y diversificada experiencia tanto en la construcción de piezas mecánicas, como en el mantenimiento de maquinaria.

Analizando los sectores en los que opera, la compañía IRTI se dirige principalmente a los sectores hidráulicos, la construcción naval, máquina herramienta, automoción, agricultura, construcción naval, minería, petróleo y producción de energía.

Esta versatilidad es posible gracias al hecho de disponer en sus manos la tecnología para llevar a cabo el mecanizado de cualquier forma, tamaño y peso, a partir de acero semiacabado que puede alcanzar hasta las 60 toneladas de peso, los 19 metros de longitud y 3 metros de diámetro.

Entre los principales procesos de mecanizado se encuentran el fresado, torneado, rectificado y las soldaduras especiales, con el uso de máquinas de control numérico y/o de máquinas convencionales.

La inversión en tecnologías avanzadas

La llegada a este escenario de negocios, ha sido consecuencia de una política de inversión atrevida, pensando en el futuro.

Desde siempre, la familia Facchini ha sido capaz de invertir en soluciones avanzadas, tanto de hardware como de software, incluso en tiempos de crisis del mercado – explica Mauro Facchini: “Nos dimos cuenta de que para sobrevivir, tuvimos que hacer frente a todos los mercados en los que se buscaba la calidad antes que el precio, enfocándonos a un sistema de gestión que nos permita una producción de alto valor añadido, en cuanto a calidad y tiempo de entrega: al hacerlo, nos encontramos que operamos en nichos de mercado en los que, en ciertos casos, nuestros competidores en Europa se pueden contar con los dedos de una mano”.

Como muestra de esta filosofía, se encuentra la reciente instalación de dos tornos del fabricante Italiano Giuseppe Giana; la máquina multitasking GGTronic 3000 y el modelo GGH 110 CNC, cuya eficiencia en la producción ha sido reforzada gracias a la utilización de controles numéricos Fagor.

Sencillo y fiable

El control numérico Fagor al que el Sr. Facchini se refiere, es el modelo CNC 8065T, el cual representó un gran avance para la gestión de máquinas de torneado y fresado de alta complejidad instalados en IRTI.

“Queríamos que nuestras nuevas máquinas fueran equipadas con productos de Fagor Automation – explica Mauro Facchini – porque entre los diferentes controles numéricos que utilizamos, enseguida se convirtió en el mejor de todos, desde todos los puntos de vista: el de la programación, la simulación gráfica y la puesta a punto. El aspecto más destacable es la simplicidad de la programación. Por otra parte, en el caso de Fagor, se permite la importación de ciclos de mecanizado de modelos anteriores de una manera realmente sencilla; algo que sólo unos pocos CNCs permiten hacer. Además, una de las características del modelo CNC 8065T, que apreciamos especialmente, es la herramienta de simulación, muy útil para tomar las decisiones adecuadas sobre las herramientas, que junto a los gráficos sólidos 3D, permiten visualizar en tres dimensiones el resultado final del mecanizado, para aplicar las correcciones que puedan ser necesarias al programa o a las herramientas”.

La aprobación de Facchini por Fagor, no se limita sólo al producto, sino que también se extiende a la relación que se ha desarrollado con el servicio post-venta: “Nuestra satisfacción es total, ya que apreciamos la calidad y la puntualidad del servicio proporcionado por el cualificado personal de la filial italiana. Cuando los necesitamos, es suficiente una llamada telefónica para resolver o encauzar el problema; e incluso cuando es necesaria una intervención en persona, al día siguiente de la solicitud, ya hay un equipo de técnicos allí– siempre hemos solucionado cualquier situación en cuestión de horas, con pocas o ninguna parada de máquina”.

Por todo ello, es fácil entrever que las nuevas inversiones en tecnologías avanzadas en el futuro de IRTI, serán orientadas hacia soluciones Fagor Automation.

“Los beneficios son indiscutibles. Procederemos a la unificación de todos nuestros controles numéricos, para tener una uniformidad de servicio, y una operativa común de nuestros operarios.” afirma Mauro Facchini.

Fuente: TECNOLOGIE MECCANICHE – nº5 Mayo 2017 – pag.142

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *