Cuando la fabricación se une al arte

Cuando la fabricación y el arte se unen, nacen impresionantes creaciones. ¿Has pensado alguna vez en todas las posibilidades que puede ofrecer una máquina cnc? Hoy os mostramos que las máquinas de Fagor Automation no sólo sirven para la industria. También sirven, entre otras cosas, para crear arte. El proyecto de Dom Riccobene y su familia es uno de esos ejemplos.

Piezas de paisajes

Dom Riccobene y su familia compraron una fresadora equipada con un control Fagor Automation con el propósito de diseñar prototipos de sistemas de pavimentación. Con un poco de creatividad y maestría cinematográfica, fue capaz de reutilizar esa fresadora para crear hermosas piezas de paisaje para el deleite de más de 240.000 seguidores en todo el mundo.

Algo grande sucede cuando un artista descubre la herramienta adecuada. Imaginemos a Yo-Yo Ma acunando un violonchelo por primera vez, a Steven Spielberg pulsando el botón de grabación de su primera cámara o a Serena Williams cogiendo su primera raqueta de tenis. Quizás Dom Riccobene se sintió un poco como ellos cuando encendió por primera vez su fresadora CNC.

Dom, que había abandonado la carrera de arquitectura y trabajaba en la empresa familiar de Nuevo México, pasaba la mayor parte de los días diseñando y construyendo sistemas de pavimentación. Él y su padre, Tom Riccobene, trabajaban intensamente en diseños innovadores de alfombras. Mientras se afanaban en las iteraciones de los prototipos, Dom se preguntó si una máquina CNC podría ayudar a acelerar las cosas.

Compraron una pequeña máquina CNC y el trabajo mejoró, pero no fue suficiente. La máquina para aficionados no era lo suficientemente precisa, era demasiado pequeña y las marcas de las herramientas que hacía no eran aceptables para un maestro de producción. Intentaron subcontratar parte del trabajo, pero los resultados se quedaron cortos. Dom empezó a buscar otras opciones.

Freedom Machine, una fresadora CNC

Descubrió Diversified Machine Systems (DMS) y tuvo un buen presentimiento sobre su producto. Le llamó la atención la Freedom Machine, una fresadora CNC equipada con un sistema de control Fagor que podía procesar diversos materiales. El precio era competitivo con otras empresas que había investigado. Decidió apostar por ello y los resultados fueron inmediatos.

“Fue la noche y el día”, recuerda. “El control de Fagor fue realmente fácil de aprender, después de unos días era algo natural”.

Dom estaba entusiasmado con la idea de compartir su trabajo con un público más amplio, pero como las patentes tardan hasta dos años en emitirse, tuvo que mantenerlo en secreto. Mientras tanto, empezó a utilizar su Freedom Machine para proyectos creativos que podía compartir inmediatamente.

De día trabajaba en la empresa familiar y de noche se encerraba en el taller para crear su propia obra. Utilizaba su grado de cine para capturar el proceso en tiempo real, haciendo hermosos vídeos en time-lapse de paisajes coloridos creados desde bloques sólidos.

A medida que publicaba los vídeos en Instagram, su obra atraía a un público más amplio. Hizo un valle montañoso con capas de madera, que atrajo a miles de nuevos seguidores. Convirtió datos de satélite en modelos 3D, que programó en trayectorias de herramientas y luego filmó.

Gran capacidad de réplica y alta precisión

La Freedom Machine se ha convertido en la herramienta de Dom, tan accesible como una sierra de mesa. Él y su padre la han utilizado para todo tipo de cosas, desde sustituir estanterías y taburetes en su tienda, hasta desarrollar nuevos productos. Les impresiona su capacidad de réplica, la precisión con la que puede hacer 2.000 moldes idénticos.

“El CNC de Fagor juega un papel muy importante en mi contenido”, dice Dom, “realmente no podría grabar los vídeos como lo hago sin el control que tengo sobre la máquina”.

 

El trabajo creativo de Dom difumina los límites del arte y la fabricación. Algunos operadores de máquinas han comentado que su trabajo no es “práctico”, mientras que algunos artistas critican su uso de la máquina. Sin embargo, Dom ve el valor de mezclar medios y de poner una máquina al servicio de objetivos artísticos. Escoge sus materiales a propósito y pone mucho cuidado en sus composiciones.

“Para mí, lo más importante es que es imposible hacerlo a mano”, dice. “Estoy orgulloso de lo que hago”.

Las máquinas, al servicio del arte

Sus seguidores están de acuerdo. Los videos que publica llegan a una media de más de un cuarto de millón de personas, y su audiencia está muy comprometida. La gente considera que sus vídeos son hipnotizantes, al ver cómo aparece un paisaje de un bloque sólido.

El año que viene, Dom planea lanzar un Kickstarter para empezar a monetizar los paisajes que crea. Mientras tanto, no se siente apurado. Tiene un gran apego a su trabajo, y nunca quiere que se convierta en una tarea. Para él, el oficio en sí mismo es lo que da alegría.

Desde Fagor queremos felicitar a Dom Riccobene por el gran trabajo que realiza, y nos alegra saber que todos nuestros esfuerzos son de utilidad más allá de la industria de la máquina herramienta. Nos agrada saber que nuestras máquinas también están al servicio del arte.

*Todos los vídeos y fotos mostrados son propiedad de Dom Riccobene y le atribuimos toda la propiedad a él y a su negocio. Artículo original escrito por Diversified Machine Systems.